Noticias
03 Nov

La construcción Intrascendente

Handel Guayasamín: “Son millones de obras que se hacen todos los días en el mundo y algunas no existen, porque son intrascendentes”

Estamos puntuales a la cita con nuestro entrevistado, esperamos pacientes en la sala de estar de una edificación con muchos años de construcción y trayectoria, casa de uno de los gremios más antiguos del país: El Colegio de Arquitectos de Pichincha.

Diez minutos más tarde, nos recibe en su oficina, Handel Guayasamín, arquitecto con más de 30 años de carrera. Ejerce la arquitectura y la docencia universitaria desde 1979, ganador de varios reconocimientos y cuyas obras y artículos se han publicado en varias revistas especializadas del Ecuador, América Latina y Europa.

La primera impresión que muestra es la de una persona seria. Sin embargo, esto cambia en el transcurso de la entrevista. Handel, en realidad, es un arquitecto amante de la buena música, defensor de los derechos humanos y de los pueblos originarios.

 

¿Cómo mira al sector de la Construcción actualmente?

Los proyectos inmobiliarios de grandes urbanizaciones, de grandes edificios se ha reducido de manera muy significativa, eso quiere decir, que hay una especie de inseguridad en el sector y que obviamente los profesionales no están ni arriesgando ni invirtiendo porque no tienen garantías. Si hay las opciones claras de financiamiento, no está garantizado el quién compre.

 

¿Cuál es el perfil del arquitecto que se busca hoy en día?  

Nosotros estamos vinculados a la docencia y obviamente por el nexo que tenemos de  más de 20 años de manera continua, podemos afirmar que las universidades del país forman profesionales útiles al sistema. En el caso de Quito, existe un sector que no se resuelve con participación profesional; en la construcción esta ciudad tiene aproximadamente un 60% de informalidad.  Los arquitectos o ingenieros que se forman en nuestras universidades atienden por tanto a ese 40% que es el sector formal y esto quiere decir que la academia no está formando a profesionales para resolver los problemas del 60% de la población, porque es una población de pocos ingresos y recursos; por tanto, con incapacidad de pagar los servicios de un profesional.

Esto nos lleva a otros temas que son inclusive atentatorios a la seguridad humana, porque este tipo de construcciones, en muchos casos, no reúnen las características ni las condiciones para poder garantizar la seguridad de sus habitantes en caso de un sismo o de un evento de esta naturaleza. Por esto, creo que es importante que los perfiles profesionales sean complementados de diferente manera, no solamente se debe capacitar para trabajar en el sector formal, estamos en la obligación de capacitar a profesionales y, más que eso, a seres humanos que sean solidarios que este otro tipo de realidades.

 

Entonces, ¿Cuál sería el desafío de los arquitectos de hoy en día, sobre todo de los que empiezan a ejercer esta profesión?

Pienso que los arquitectos jóvenes tienen grandes retos, siempre me he preguntado cuánta más pobreza soportan nuestras ciudades y cuánta más miseria soporta nuestra democracia, porque si no cambiamos de visión y los arquitectos solamente piensan en ser estrellas en dónde el ego se maximiza a partir de la pieza individual, estamos equivocados. Lo que debemos necesariamente es tener realizaciones individuales pero también en el ámbito colectivo, si se puede aportar a que la relación, el trabajo y la satisfacción de necesidades de grupos sociales más amplios, puedan resolverse de manera digna, estética, eficiente y coherente con el planeta, creo que estaremos haciendo una labor de mayor aliento y alcance, que solo preocuparnos del estrellato personal.

 

¿Cuál es el apoyo que brinda el Colegio de Arquitectos de Pichincha a los arquitectos?

El Colegio tiene varios frentes de acción, quizá el más importante es el de haberse constituido en una voz política que supone aportar a la construcción de las sociedades y a los valores de equidad, igualdad, solidaridad; porque mientras los políticos tradicionales buscan votos y las inmobiliarias buscan ganancias económicas, los ciudadanos y ciudadanas buscamos calidad de vida.  En esa línea de acción, me parece que es muy importante que nosotros tengamos otros aspectos, somos una voz política autorizada, profesional, calificada, responsable, que habla de los temas de la ciudad como lo hemos hecho, que mantenemos un espacio denominado el foro de la ciudad, eso quiere decir,  más de 14 años de venir construyendo espacios donde se debaten temas que preocupan a nuestras comunidades. Está también el eje de la capacitación continua, nosotros tenemos normalmente por mes 6 cursos  que se desarrollan aquí en el CAE y que están organizados por el Centro de Estudios de Arquitectura, CEA.

La “cereza del pastel” es nuestra Bienal de Arquitectura que se desarrolla cada dos años, a la cual no solamente están invitados los profesionales del Ecuador, de América Latina y del mundo, sino también muchos estudiantes de las Facultades de Arquitectura del país. Este evento recoge a lo mejor del pensamiento arquitectónico y urbano - contemporáneo y lo trae a Quito para en una semana, debatir temas que son fundamentales. Nuestra próxima Bienal se denomina “El aula útil”, considero que existen “aulas inútiles” que no nos forman para enfrentar los problemas reales de nuestra sociedad.

 

Hablando de la Bienal de la Arquitectura, ¿Qué es lo que ofrecerá este evento masivo que convoca a arquitectos de todo el mundo?

Primero decir que el espacio en el que se realizará la Bienal es el ágora de la Casa de la Cultura, en ese sitio tendremos las conferencias magistrales y en los salones, expondremos todos los trabajos que concursan para  las categorías: Diseño Arquitectónico, Diseño Urbano y Arquitectura del Paisaje, Hábitat Social y Desarrollo (CONCURSO MUNDIAL), Rehabilitación y Reciclaje, Teoría, Historia y Crítica de la Arquitectura, el Urbanismo y el Paisaje y  Publicaciones Periódicas Especializadas. Paralelamente en la misma semana del 14 al 18 de noviembre, abriremos una exposición que se liga a la Bienal, se trata de los trabajos seleccionados por la convocatoria de la Red de Bienales de Arquitectura de América Latina (RedBal) y que ha creado el “Premio a la Arquitectura Latinoamericana”. Este premio se dará en Quito el día 18 de noviembre y la exposición se inaugurará el día 11 en “La Ideal”, un espacio que fue una fábrica de clavos en el barrio de la Mariscal y fue rehabilitado. 

A la Bienal vienen expositores de China, Japón, Europa, Australia, Estados Unidos, América Latina, etc., que están generando las mejores experiencias académicas para transformar las colectividades o las realidades urbanas.  En la Bienal del 2012, ya tuvimos cerca de 3000 asistentes en una semana; en el año 2014, logramos tener 3 600 participantes y este año 2016, esperamos romper la histórica cifra de 4000 asistentes a un evento de arquitectura, lo cual no ocurre en ningún otro país del planeta.

 

Handel Guayasamín es también un Amigo Constructor…

 

¿Qué es para usted la arquitectura?

La arquitectura es la posibilidad de resolver las necesidades humanas, dándoles un espacio de dignidad, con calidad y belleza. Es el espacio de interacción de los seres humanos; por lo tanto, la arquitectura se convierte en un hecho social y cultural.

 

¿Cuál ha sido el mayor desafío que ha tenido a lo largo de su carrera?

Desafíos muchos, pero creo que el más grave y complejo será el próximo. Lo hecho tiene un nivel y siempre estamos en condiciones de formularnos el siguiente proyecto que es el reto mayor.

 

¿Usted cree que Handel Guayasamín es un Amigo Constructor?

 

Valoro mucho a quienes hemos construido en la vida, y cuando hablo de construir no me refiero solo a construir físicamente, creo que las catedrales del futuro son las de las ideas. Estoy seguro que un arquitecto que no construye, no tiene la capacidad de creación necesaria y suficiente.  También se construyen cosas buenas y cosas mediocres, y cuando uno construye hay que cuidar que esas oportunidades que existen demanden de toda la entrega, porque es la única manera de hacer de esas obras un referente; caso contrario, son millones de obras que se hacen todos los días en el mundo y algunas no existen, porque son intrascendentes.

 

por Lizbeth Mejía 

Artículos relacionados

Noticias
17 Oct

Construcción Metro de Quito

Mauricio Anderson: “Estudios económicos establecen que de manera indirecta se demandará 15 000 puestos de trabajo en el Metro” El Metro de Quito es un tema que, sin duda, nos involucra a todos quienes vivimos en la capital. Las autoridades han informado que su construcci&oa...

Noticias
03 Nov

La construcción Intrascendente

Handel Guayasamín: “Son millones de obras que se hacen todos los días en el mundo y algunas no existen, porque son intrascendentes” Estamos puntuales a la cita con nuestro entrevistado, esperamos pacientes en la sala de estar de una edificación con muchos años...